lunes, 28 de julio de 2014

Honey Bee, inventores anónimos






Anil Gupta es un profesor indio que lleva buena parte de su vida investigando y profundizando sobre el conocimiento que son capaces de desarrollar personas pobres y anónimas en países pobres.

Se le conoce como “cazador” de inventores anónimos, emprendedores autóctonos cuyo ingenio, oculto tras la pobreza, logra cambiar la vida de muchas personas con un poco de ayuda.

“No creais que sólo después de satisfacer lasnecesidades fisiológicas las personas pueden pensar en las necesidades espirtuales y losconocimientos ilustrados. Grandes pensadores en la historia han sido pobres”.

A través de la Red Abeja (HoneyBee), un buen número de voluntarios ayuda a que estos inventores pobres establezcan las conexiones que necesitan para desarrollar sus proyectos y a lograr el reconocimiento que merecen.

Os dejamos una de sus intervenciones en las conferencias TED, que es muy ilustrativa de lo que pretende el proyecto HoneyBee.

(Una vez iniciado el vídeo recuerda que puedes seleccionar la opción de subtítulos en español).


La Red Abeja es una de las organizaciones más increíbles en el planeta, y si usted nunca ha escuchado hablar de ella, tendría que haberlo hecho.

Todo comenzó hace 15 años, de la mano del profesor Anil Gupta, del Instituto de Administración de India, en la provincia de Gujarat.

Él se especializa en iniciativas empresariales, pero sobre todo en iniciativas a nivel comunitario.

Gupta comenzó a pensar en la cantidad de ideas de otras personas que estaba utilizando en su investigación sobre desarrollo sostenible y recursos renovables.

A su cabeza vino la metáfora de la abeja, que, al recolectar el polen, no se limita a sacar lo que necesita de las flores, sino que las beneficia y ayuda a reproducirse por medio de la polinización.

El profesor se dio cuenta de que el campo en India estaba lleno de gente ingeniosa que no contaba con la educación o las conexiones para difundir sus ideas.

Así, decidió capturar miles de ideas y prácticas tradicionales en una página de internet.

Gupta también se dedicó a producir los inventos más ingeniosos para que los creadores recibieran algún beneficio por una idea que, hasta ahora, sólo ayudaba a amigos y familiares.




Ideas simples



Uno de los inventos alivia la carga de las mujeres en los pozos.


Pasé el mejor día de mi vida con los participantes de la red en un salón oscuro en el Instituto.

La mayoría de los conocimientos recopilados por la red tienen que ver con agricultura, biodiversidad y desarrollo sostenible.

Uno de los inventores creó una carreta que se puede inclinar gradualmente para distribuir el abono por el campo utilizando un tractor.

Otro me contó que desarrolló un pestillo para la soga del pozo de agua de su pueblo, para que las mujeres pudieran reposar el balde en la mitad del camino y descansar, en lugar de tener que levantarlo en un solo movimiento.

Pero la historia que más me conmovió fue la del inventor Kimjibhai Kanadia, quien ideó una solución para las mujeres que trabajaban llenando bolsas de plástico con tierra.

Kanadia cortó la punta de un embudo plástico, lo metió en la boca de la bolsa y, en cuestión de cinco segundos, llenó la bolsa.

Las mujeres lloraron cuando vieron la idea en práctica por primera vez y le dijeron: "tendrías que haberlo inventado hace 20 años".




Derechos



La mayoría de inventos tiene que ver con la agricultura.


Pero para la Red Abeja, lo más importante es la propiedad intelectual.

Todas las ideas están protegidas legalmente, pues el profesor Gupta cree que los pobres se deben beneficiar de la misma manera que los ricos de toda la legislación de licencias y patentes.

La página de internet está poblada de héroes locales con ideas que van desde las predicciones del estado del tiempo hasta la producción de "seda no violenta" en la que no se mata al gusano antes de que salga de su capullo, sino que se le deja salir naturalmente.



Junto con los micro créditos, la computación barata, y la gran revolución de la telefonía celular en África e India, la Red Abeja podría ser una herramienta de progreso para los más pobres, ayudándolos a formar pequeñas empresas desde la comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario