lunes, 18 de noviembre de 2013

Urge tecnología que los pobres puedan usar


BBC Mundo (Reino Unido)
Reguladores de voltaje, tecnología de sensores infrarrojos y escáneres son algunos de los equipos médicos donados a los países más pobres del mundo que no son utilizados.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor de tres cuartas partes de los aparatos médicos donados por países ricos a naciones en desarrollo, no se usan.
Como respuesta, el Instituto de Ingenieros Mecánicos ha pedido que se desarrollen tecnologías más apropiadas para los países emergentes.

Un audífono solar sería la solución al problema de las pilas caras.
En sus oficinas centrales en Londres, la organización ha estado exhibiendo una variedad de aparatos desarrollados específicamente para que funcionen en lugares que presentan dificultades.
Actualmente, la falta de electricidad, de piezas de repuesto y de operadores especializados significa que, a menudo, la tecnología desarrollada en países avanzados es totalmente inútil para los países pobres.
El profesor Chris Lavy, un cirujano ortopédico que ha pasado temporadas en África, señala que "uno de los hospitales más nuevos en África subsahariana fue construido con sensores infrarrojos para hacer funcionar los grifos en las salas de operaciones. Es una idea maravillosa, pero en un año todos fallaron y no había ingenieros para arreglarlos".
Soluciones innovadoras
Para desarrollar la tecnología apropiada, los expertos enfatizaron que no se necesita tecnología de peor calidad sino diferente.

Los médicos introducen una medicina en el pezón de silicona para prevenir que la madre transmita al bebé el VIH.
Entre los ejemplos, que están en la exhibición, se encuentran un audífono solar para ayudar a quienes tienen problemas auditivos, lo que evita el problema de las pilas caras; un estetoscopio que se puede conectar a los teléfonos móviles y le permite a los médicos examinar a pacientes que se encuentran en lugares remotos; y un pezón de silicona para las mujeres que están dando el pecho y son seropositivos, a fin de bloquear la transmisión del virus a sus bebés.
Patrick Finaly, presidente de la división médica del Instituto de Ingenieros Mecánicos, dijo que "las tecnologías simples y baratas creadas para ser utilizadas en los países en vías de desarrollo tienen el potencial de salvar miles de vidas".
"Depende de las comunidades tecnológicas y de desarrollo sacar estos aparatos de los talleres y llevarlos a los países más pobres del mundo", añadió.
La mayoría de los aparatos exhibidos se encuentran en una fase inicial y necesitan extensivas pruebas en el terreno además de financiación antes de que lleguen a las personas que los necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario